Uno de los aspectos más importantes al tratar el tema de la vejez, es el rubro social, es decir, todas las relaciones que guarda el anciano con los demás (amigos, familia, etc.) así como ellos guardan las relaciones con el mismo.  Como ya se vió en el tema que trata de las teorías, en la vejez se deja ver una fuerte influencia por parte de aspectos sociales en la vida del anciano, lo cual refuerza el hecho de que la sociedad junto con la cultura limitan y obstaculizan en buena medida una vida óptima en el anciano.
Así tenemos que se comenzará a hablar sobre la situación de una persona al llegar a una determinada edad: "La persona que envejece sufre muchas transformaciones internas se deben en parte, en cambios en el concepto del yo.  El individuo trae a la vejez una seria de experiencias que no pueden cambiarse y que deben integrarse a las circunstancias actuales.  Erickson cree que este proceso genera sentimientos o de integridad o de desesperación." (DEMPSEY: 281), conforme a esto se puede decir, que efectivamente es una etapa de cambios violentos, tanto en la forma de vivir, como a las situaciones a las que se enfrentan, por lo tanto la crisis a la que se enfrentan los ancianos, es muy viable tomando en cuenta a lo que van viviendo.
Estas crisis se considera que son resultado de su autoimagen y su deterioro fisiológico a la vez que compete a un aspecto social como lo dice la siguiente cita: "Otros psicólogos ven los cambios evolutivos de la vejez centrados ... en las restricciones que se imponen en el presente.
1. Pérdida del papel que desempeñaba. Puesto que el retiro es obligatorio ... se les hace a un lado para dar paso a otros y tienen que renunciar a las satisfacciones que da el trabajo y muy a menudo también pierden seguridad económica.
2. Pérdida del funcionamiento intelectual ... los viejos piensan y actúan más lentamente que las personas jóvenes pero esto puede deberse al hecho que tienen más cautela y, si ya no desempeñan un trabajo intelectual productivo ...
3. Pérdida de afecto e interés por otros.  Como vimos por diversas razones los viejos se vuelven ensimismados, se preocupan por sí mismos y cuidan cada vez más sus necesidades personales.  Ya no tratan de cambiar su medio sino que adoptan una actitud pasiva hacia él." (ibidem ).
En base a lo anterior cabe señalar que en el primer punto sólo dice y afirma un hecho, debido a que nuestra sociedad tiene una tendencia pragmática, cuando deja de funcionar una persona se le jubila o se le margina, es así como el anciano se encuentra aislado y esto es producto de la sociedad misma ya que un anciano puede representar otra fuente de producción en un nivel diferente.
En el segundo, se logra hacer que se desmienta uno de los prejuicios, o por lo menos despatologiza, ya que se debe investigar realmente hasta que grado se deterioran las capacidades intelectuales y que tanto es parte de su propia autoconcepto y el tipo de vida que ha llevado el sujeto, sin embargo, esto resulta un problema de tipo fisiológico o de experiencia dependiendo de como se interprete, pero lo que si se toma en cuenta es que no por esto dejan de ser productivos y de valer como seres humanos.
Por último, respecto al tercer punto, habría que ver que tanto es responsabilidad de los ancianos y que tanto es responsabilidad de la sociedad, el hecho de que se presente este fenómeno de encerrarse en sí mismos, y de adoptar una actitud pasiva a su entorno, no es en todos los ancianos, pero si lo es en muchos, además esto se considera como un aislamiento y esto si puede ser riesgoso para la productividad y la salud del anciano.
El aislamiento que aquí se menciona es un elemento fundamental siendo que se le acusa al anciano de aislarse, de pasar una etapa de desapego, de pasar una muerte social, etc., así se puede agregar que "La muerte social se establece gradualmente.  Esto puede resultar cuando nuestras facultades se nublan, la memoria falla y tal vez no se reconoce a los parientes cercanos, pero también puede resultar del aislamiento y del engaño."(ibidem 287),  este concepto es bastante interesante: "muerte social", porque es en realidad lo que pasa, la muerte social el producto de un conjunto de prejuicios y obstáculos que se establecen entre el viejo y la sociedad para comunicarse, para expresarse y para ocupar un lugar digno en la sociedad.
De igual forma cuando otro autor nos hablas del desapego como característica de los ancianos o de las personas de edad encontramos que " ... el desapego de los ancianos puede ser enfrentado en dos sentidos.  Puede significar o bien una adaptación de la participación social, tomando la forma de aligeramiento progresivo de la actividad profesional y de una cierta diversificación de los roles sociales o bien puede significar la jubilación pura y simple de la participación social." (JACQUES, op. cit. 147). las dos explicaciones que manifiesta el autor del desapego vinculan el desapego como algo natural que se da por parte tanto del anciano como de la sociedad, sin embargo, no puede generalizarse este dato, siendo que no todos los ancianos pasan por esto, se tendría que ver qué es lo que motiva a los ancianos desvincularse de la sociedad, ya que puede ser una consecuencia de que la sociedad misma tiene estereotipos y prejuicios que afectan a los ancianos.
Por último otro autor nos menciona que " ... el despego no es algo natural ni inevitable, y cuando ocurre es por la falta de oportunidades que la sociedad brinda a los viejos para que puedan seguir ejerciendo sus roles sociales con un grado de compromiso." (SALVAREZZA: 52). Con la opinión de este autor se logra poner en duda la de  Jacques ya que si se comienzan a acabar los prejuicios y estereotipos acerca de la vejez no existiría el desapego, por lo tanto, depende de la misma sociedad el que esta característica se retire de nuestros ancianos y de nosotros mismos en un futuro.
De la misma forma que el aislamiento, tenemos otro elemento del cual ya se comentó, es importante en la crisis que se pasa en la vejez, este elemento es la autoimagen, la cual se ve afectada con el pasar de los años y ayudada por la propia cultura, así tenemos que "La imagen de la persona de edad avanzada en nuestra sociedad se caracteriza, incluso hoy en día por ciertas afirmaciones relativas a su aislamiento y soledad, dependencia y necesidad de ayuda.  Eso aparte se admite como algo natural y lógico el deterioro de la capacidad mental"(LERH: 279), esta imagen es una muestra de cómo ven la vejez, no sólo los jóvenes, sino que también las mismas personas de edad, ya que al sentirse dependientes y desvalidos se autocompadecen y con ello no realizan ningún esfuerzo por salir adelante. acentuando con ello aún más la crisis.
La imagen del anciano se ve afectada como se dijo por parte de jóvenes y viejos, sin embargo, "La imagen de los ancianos se acentúa negativamente entre grupos de jóvenes: es aquí donde se muestra una discrepancia más intensa del comportamiento real de los viejos"(ibidem, 280), porque en realidad son los jóvenes o las generaciones de estos los que cargan los estereotipos y prejuicios por lo que es necesario hacer o generar una mayor conciencia de la situación real del anciano.  Lograr este cambio de actitud tiene una gran importancia debido a que la imagen del anciano se internaliza desde edades muy tempranas y posteriormente cuando los jóvenes llegan a esta edad se comienzan a autopercibir tal y como percibían a los "viejos" cuando ellos eran jóvenes.
En relación con lo anterior tenemos también los prejuicios que se encuentran en la sociedad occidental, que de muchas formas afectan los estilos de vida de las personas de edad, es decir, que al influir estos prejuicios en la autopercepción, autoconcepto y autoimagen las personas de edad modifican todas sus formas de vida al llegar a una determinada edad, de la misma forma la sociedad los comienza a tratar en base a estos prejuicios, logrando con ello que los ancianos se comporten como unos inútiles aún cuando sean capaces de hacer muchas cosas, y de ser autosuficientes.
Así tenemos que "La vasta mayoría de la población de todas las culturas tiene un cúmulo de conductas negativas hacia las personas viejas, inconscientes, algunas veces, pero muchas conscientes y activas."(SALVAREZZA: op. cit. 23).
De esto surge la necesidad de mencionar un concepto que encierre este fenómeno, el cual es" ... el viejismo define el conjunto de prejuicios, estereotipos y discriminaciones que se aplican a los viejos simplemente en función de su edad.  En sus consecuencias son comparables a los prejuicios que se sustentan contra las personas de distinto color, raza o religión, o contra las mujeres en función de su sexo."(ibidem ), es decir, que es un término que se aplica a la marginación que se realiza con las personas de edad, en cambio la "Gerontofobia se refiere a una más rara conducta de temor u odio irracional hacia los viejos, de manera que es menos abarcativa y debe ser incluida dentro del viejismo y no utilizarla como sinónimo". (ibidem ).
Lo anterior, es una temática muy interesante, porque la marginación de los jóvenes a los viejos se da en nuestra sociedad y algunas veces se ve como algo común de lo cual nadie se queja, excepto, los mismos viejos, esto se puede ver en la familia, en un hospital, en un asilo, etc., así tenemos que "Nuestros estereotipos colectivos respecto de las personas de edad avanzada se concretan en unas prácticas negativas que, de una manera u otra, no hay, verdaderamente un lugar para los ancianos"(JACQUES, op. cit. 149), sin embargo, surgen dudas como: ¿Por qué existe esa marginación de una generación a otra, si la misma generación que margina posteriormente va a ser marginada?, ¿Quienes van a ser los primeros en dar el cambio a nivel cultural para que el anciano tenga un lugar en la sociedad?.  Tal vez con el tiempo se den estos cambios, siendo que a pesar de todo hoy existe más preocupación sobre esta edad y también hay más gente que investiga esta población que durante años estuvo abandonada.
Pero con todo esto no acaban los problemas, uno de los mayores problemas a los que se enfrentan las personas de edad es que estos prejuicios están en toda la sociedad y por ende, se encuentran entre los profesionales que los atienden, aunque lo peor de la situación es que entre los mismos psicólogos existen estos prejuicios que limitan la atención hacia las personas de esta edad, por lo que cabe mencionar que "Uno de los prejuicios más comúnmente extendidos, tanto entre legos como entre profesionales, es el de que los viejos  son todos
enfermos o discapacitados."(SALVAREZZA, op. cit. 30)
"El resultado de estos prejuicios es que se establece una fuerte sinonimia: viejo = enfermo, que entraña un enorme riesgo, pues pasa a comportarse como una profecía autopredictiva que termina por internalizarse aún en los destinatarios del prejuicio, es decir, en los propios viejos." (ibidem ).  Esto entre los profesionales agrava aún más la situación del anciano, ya que se entre la gente común el trato los desvaloriza, el trato de un profesional con un concepto como este, hace que no labore con calidad ni con real compromiso.
Para argumentar aún más esto se expondrán las actitudes negativas de los psiquiatras para tratar a las personas de edad:
"1. Los viejos estimulan a los terapeutas temores sobre su propia vejez.
2. Reactualizan en los terapeutas conflictos reprimidos en relación con sus  propias figuras paternales.
3. Los terapeutas piensan que no tienen nada que ofrecer ...
4. Los terapeutas creen que no vale la pena hacer el esfuerzo de prestar  atención a los psicodinamismos de los viejos porque están muy cerca de la  muerte...
5. El paciente puede morir  durante el tratamiento.
6. Los terapeutas se sienten disminuidos en su esfuerzo por sus propios  colegas." (ibidem , 27).
Respecto a lo anterior se puede agregar, que en el primer y segundo punto no debería de existir problemática si los terapeutas como obligación ética se sometieran a psicoterapia antes de darla, sobre todo aquellos que quieran dedicarse a la psicogeriatría.  En el cuarto y quinto punto debe considerarse el hecho de que los terapeutas deben ayudar a vivir el aquí y el ahora con la mayor intensidad y de la mejor forma a las personas que atienden.  Es por ello que cabe preguntarse ¿Dónde queda la ética del psicólogo en estos casos?.
Para terminar este apartado es necesario incluir que "... cada cultura produce su propio tipo de envejecimiento, pero ahora quiero agregar que dentro de cada una de ellas cada viejo es el producto de sus propias series complementarias.  Creo que esta formulación tiene la enorme ventaja de proveernos las bases para adecuada prevención primaria tendiente a producir "mejores envejecimientos"  (ibidem, 48).  Considerando esta postura, aquí puede verse con claridad la función del psicólogo dentro de esta área, es decir, desde la prevención cuando se trabaja con jóvenes y adultos, como en el fomentar un funcional y óptimo envejecimiento, por lo tanto el psicólogo cumpliría una función única dentro de la geriatría y en el cambio de actitudes hacia la vejez.
Sin embargo, otra propuesta la establece un autor que dice que " ... la posición de los viejos dentro de la sociedad no puede ser mejorada con meras explicaciones, por bien intencionadas que éstas sean y por ciertos toques a la conciencia de responsabilidad de la gente, sino con el esclarecimiento de la posición que la generación joven ocupa dentro de la sociedad; con ello, podría conseguirse una cierta relajación con el conflicto de generaciones."(LERH, op. cit 291), como una propuesta más se toma en cuenta, pero habría que llevar a la práctica éstas y confrontarlo en la realidad, aunque esto se llevara varias generaciones, de otra forma sólo aquellos que hagan conciencia de la situación real de la vejez tendrá la oportunidad de vivir una mejor vejez, en la medida que la sociedad le permita.


PROBLEMATICA DEL ANCIANO


Debido a la poca información real, los mitos y falsas creencias que se tienen en torno a la vida en general de la Tercera Edad, este apartado tratará sobre la problemática a la que se enfrentan nuestros viejos cotidianamente.
"Se habla mucho en gerontología, de la soledad de las personas de edad; se llega considerar incluso, la soledad como uno de los principales problemas de la vejez ... Como problemática específica, la soledad de los ancianos es un empobrecimiento de la calidad de sus relaciones sociales ocasionado por la reducción de la comunidad de experiencias vitales con los suyos" (JACQUES, op. cit. 167).
"En nuestro mundo la vejez es causa de conflictos, la pérdida de la actividad profesional y de la convivencia  con los hijos que se casan y a veces se alejan, sitúa al anciano en el desamparo y les hace sentirse sin objetivo en la vida.  Sin embargo, si una persona consigue interesarse en algo, por nuevas tareas o aficiones encontrará la vida enriquecida y llena de sentido otra vez." (LIDMAN: Psic. 8).
"El grado de los sentimientos de soledad es en función de la expectativas de las relaciones entre los padres y los hijos y de los otros contactos sociales, más que los contactos afectivos."
"Un estancamiento enfocado a la apertura de nuevos centros de interés podría contrarrestar eficazmente las soledad ... el aburrimiento aparece como una consecuencia del ritmo en las operaciones del día, de la semana y del año. (LERH, op. cit 276).
Como podemos percatarnos una de las principales problemáticas a las que se enfrenta el anciano es la soledad, sin embargo, la reducción de las relaciones sociales se dan por un lado por la sociedad y por otro por el mismo anciano, porque muchas veces por cultura este se mantiene casi sin actividad, además la "pérdida" de los hijos y el retiro del trabajo, por la misma estructura social y económica proseguirá como hasta ahora, y no se podrá cambiar de manera inmediata, sin embargo, si la sociedad le permitiera al anciano un rol diferente al actual y si se combatieran  los prejuicios existentes respecto a la edad, se lograría que aún con todo y cambios el anciano viviera más feliz y satisfecho con su edad, ya que como muchos autores lo manejan y en lo que se está de acuerdo, la teoría de la actividad según la cual se cree necesario que el individuo se mantenga ocupado, (y no precisamente en tareas superficiales) es un hecho que las personas que tienen menos cosas que realizar tiendan a deprimirse o sentirse solos, en cambio los que tienen una gama de ocupaciones y actividades se sienten mejor, además muchas actividades producen satisfactores de logro que resultan estimulantes, esto no sólo es exclusivo  de determinada edad sino de la vida en general.
Erickson menciona que en esta edad la principal problemática " se plantea entre generatividad y estancamiento.  La primera debemos entenderla ... como la preocupación por afirmar y guiar a la generación siguiente ...  Este concepto incluye otros más estrechos de productividad y creatividad.
Pero cuando este enriquecimiento falla hay una regresión a una necesidad obsesiva de seudointimidad acompañada por un sentimiento de estancamiento, aburrimiento y empobrecimiento interpersonal."(SALVAREZZA, op. cit. 46).  Quizás sea por esto que "la crisis de edad en la mujer sucede a menudo cuando los hijos ya son mayores y dejan el hogar.  en ese momento puede ser de gran importancia para la mujer encontrar un nuevo campo de actividad fuera de la familia"  (LIDMAN, op. cit. Psic. 8).
Lo anteriores otra perspectiva a través de la cual se analiza la situación del por qué el anciano se encuentra aislado y resulta muy viable, pero sólo toma en cuenta el aspecto interior del anciano, las motivaciones que tiene para llegar a ese aislamiento, sin embargo, no es una responsabilidad exclusiva del anciano, también lo es de la sociedad misma que los orilla a esto.
Como hemos visto "El anciano a menudo se siente sólo e inseguro.  Es una importante misión de la generación joven dar a los ancianos un lugar en la sociedad."(ibidem, Psic. 4).  Aunque en nuestra sociedad las relaciones entre los ancianos y sus hijos sean complejas, infortunadamente para los primeros (que tienen reservas de experiencia y conocimiento) y para los segundos (que tienen mucho que aprender), en nuestra sociedad casi no se recurre a los ancianos para solicitar consejo, especialmente si son los padres, así sucede en nuestra cultura, los hijos poco recurren a sus padres a pesar de que estos últimos tengan mayor experiencia, en otras culturas, sobre todo en oriente, al anciano se le pide consejo y tiene un lugar importante en la sociedad, también esto pasa en algunas tribus y comunidades a las cuales se tiene poco acceso o que se consideran "menos civilizadas" como en África.
Es por esto que se debe luchar por una reeducación sobre la Tercera Edad aunque se esté consciente de que no es sencillo, creemos que es tiempo de empezar a trabajar en ello, para las generaciones que vienen, quizás no se pueda arreglar del todo el presente debido a todo lo que ya se tiene interiorizado, pero a través de todo esto se lograran los cambios para el futuro ¿O qué?  Nosotros, generaciones jóvenes ¿tendremos que comenzar a resignarnos por lo que nos esperará y permitir que continúe esto?.

Información de contacto:

Correo: camamed@galeon.com