Página de artículo

Las teorías sobre el envejecimiento que en este apartado se plantean tienen un enfoque sociológico y psicológico, siendo que existen otras teorías en función al aspecto teológico y fisiológico, que tratan del deterioro del organismo, por lo que no se tomaron en cuanta debido a que el enfoque de esta investigación es de tipo psicosociológico; sin embargo, no por ello las teorías de la biología y fisiología se consideran de poca importancia.
Así mismo, se consideró necesario exponer primero esta teorías que resultan contrarias la una de la otra:
"Dos teorías sobre un envejecimiento satisfactorio son la teoría de la desvinculación y la de la actividad.
1. La teoría de la desvinculación sostiene que un envejecimiento normal se caracteriza por un retiro mutuo entre la sociedad y el anciano.
2. La teoría de la actividad sostiene que cuanto más activos se mantengan los ancianos, más satisfactoriamente envejecerán." (PAPALIA:  583).
Esto resulta una primera aproximación, pero de hecho deja mucho que ver lo contrarias que estas pueden resultar, tal vez a través de la experiencia personal que se tiene en la convivencia con ancianos cada quién podrá aprobar a una u otra, pero deja de verse que existen algunos ancianos que viven conforme a la teoría de la actividad, siendo que de esa forma expresan mayor agrado, y encontramos a otras personas que se sienten mejor de acuerdo al estilo de vida que plantea la teoría de la desvinculación, sin embargo, plantear generalidades en este punto resulta ser muy ambicioso, debido a que no encontramos a todos los ancianos conformes o alegres en cualquiera de los dos rubros.
Para agrandar la panorámica ambas teorías se podrán explicar exactamente en lo que consisten cada una y todo lo que pueden involucrar.

Teoría de la desvinculación: "Esta teoría afirma que las personas van haciéndose cargo del declive de sus habilidades a medida que envejecen y en ese mismo grado se van desvinculando distanciando del mundanal   ruido. La desvinculación empieza con una reducción de actividades que tienen que ver con la competitividad y con la productividad y tiene claro sentido adaptativo realista que por lo demás, es aceptado y practicado a su vez también por parte de la sociedad que va acomodando sus demandas, expectativas y encargos al progresivo deterioro que produce el envejecimiento." (BUENDIA: 59).
Es cierto que los ancianos no están en condiciones de competir ni de producir al ritmo que los jóvenes pero en ellos también puede haber un tipo diferente de competitividad y de producción. Además, esta desvinculación también se puede estar dando más por lo estereotipos y prejuicios que en  el anciano y en la sociedad existen que por una desvinculación real.
En base a lo último esta teoría dice que " ... los individuos mayores son proclives a ciertas formas de aislamiento social, a modelos sociales que implican reducción de contactos humanos ... el bienestar, la felicidad de   los ancianos, no estaría en función de sentirse útil o ejercer una función.  Si  a  la vejez se le dota de seguridad, ayuda eficiente, servicios lo determinante será el deseo de desvinculación del contexto social previo a su jubilación, pues de ello surgirá el bienestar sólido de tal desprendimiento social." (ZAES, op. cit. 20).
Pero, ¿por qué no todos los ancianos que aislados de la sociedad se encuentran felices, de la forma en que esta teoría lo plantea hace implícito el hecho de que el anciano si se le brindan los satisfactores a sus necesidades primarias se irá aislando del contexto social siendo que eso es lo que él desea y requiere, pero se insiste en que, ¿será que cada uno de los ancianos lo requiera, o son sólo algunos de ellos los que tienen esta tendencia?.
Es verdad que muchos ancianos encuentran aislados del contexto social, pero habría que corroborar y serciorarse de las motivaciones intrínsecas y extrínsecas que hay de por medio para la existencia de este fenómeno.
Así mismo esta teoría nos dice que " ... una vez traspuesta una determinada edad, es normal que las personas vayan reduciendo los roles más activos, busquen otros de menor actividad reduzcan la intensidad y frecuencia de las interacciones sociales y se vayan centrando cada vez más en su propia vida interior." (BUENDIA, op. cit. 58).
Se está de acuerdo que con la vejez se busquen roles de menos actividad (aunque esto no es generalizable), sin embargo, esto no justifica el hecho de que se encuentren ancianos en el completo abandono y aislados del contacto social, siendo que en buena medida son rechazados por la sociedad misma.
De esta misma teoría se encontró una variante la cual es menos extrema con la cual se esta de acuerdo en base a su viabilidad: " ... investigaciones realizadas por Lehr ... dan pie a  una modificación de la teoría de la desvinculación.  Se trata de la <desvinculación transitoria>. Se distinguiría esta por la satisfacción de vida unida a escasos contactos sociales.  Esta forma de comportamiento aparece como forma de reacción ante determinadas situaciones de sobrecargar en especial en el periodo que rodea la jubilación.  Coincide con periodos de reestructuración personal de reflexión y acomodación a nuevas situaciones." (ZAES, op. cit. 21).
Como se dijo esta postura es más razonable y menos extrema, siendo que se puede ver un contacto social tal vez más selectivo, pero, ¿Cuál será el número de contactos? pueden ser diez, veinte o cincuenta, realmente no habría un número definido ya que muchos o pocos son términos muy subjetivos.  Por otro lado, si es posible que se dé una mayor introspección, pero como una habilidad que se adquiere con los años o con la experiencia.

¿Teoría de la actividad o teoría de los roles?
La teoría de la actividad al parecer se llama teoría de los roles, por el planteamiento que es muy similar, sin embargo, cuando se habla de teoría de la actividad se ocupan términos un tanto diferentes a los que se ocupan en la teoría de los roles, por lo tanto se manejarán ambas teorías por separado pero con la condición de entender que en la esencia es lo mismo, sin embargo, una primera aproximación sería que:
"La teoría de la actividad ... es en realidad un corolario de la actividad del rol: el autoconcepto, la autoestima de las personas depende de las actividades (entiéndase roles) que son típicas de la edad madura; son las actividades propias de esa edad las que dan prestigio, poder, independencia ... la persona que deja de ejercer esas actividades verá desaparecer su prestigio, su poder, su imagen; de ahí que las personas han de intentar seguir activas desarrollándose actividades típicas de la edad madura." (BUENDIA, op. cit. 61).  Así se puede ver que lo que para una son actividades, para la otra son roles, pero de igual manera son funciones que se desempeñan a una determinada edad y van a ser la base para lograr una vejez más satisfactoria.

Teoría de la actividad:
Así tenemos que, " ... este modelo sociológico afirma que solo el individuo activo puede ser feliz y satisfecho. La persona ha de ser   productiva, útil en el servicio material en el contexto donde se encuentre.  De lo contrario, la desgracia, el descontento, la sensación de inutilidad se centrará en él." (ZAES, op. cit. 22).
En base a esto no se está de acuerdo en que la actividad sea sólo en un sentido material y útil, tal vez la actividad pueda ser recreativa y no exactamente como un finalidad del lucro, la actividad puede ocupar una función o una alternativa para que siga el individuo autorrealizándose, pero  de hecho, si es importante que el sujeto de edad continúe con actividades aún a pesar de que difieran de las de los jóvenes, y no importando si son de recreación, lucrativas o por necesidad.
Algo interesante que explica la teoría de la actividad porque plantea   la causa con respecto a la situación del anciano es: "Esta pérdida refleja no sólo en el plano social sino incluso en el área familiar.  Como consecuencia del efecto de la modernización dado que en estos momentos el anciano no posee los roles tradicionales de socialización y transmisión de valores, papeles tales como la transmisión de información vía oral el anciano como pozo de sabiduría y experiencia, han dejado de valorarse y como tal su rol  se muestra aparentemente superfluo." (ibidem).
Esto se considera un hecho con la modernización han cambiado los estilos de vida y por ende, las actividades que realizan las personas, por eso los roles han sido reestructurados por nuevas ideologías (como el movimiento feminista, los movimientos gay, etc.), estos cambios se han acentuado junto con las grandes ciudades, y así tenemos que el anciano ha ido perdiendo unos roles más activos y de poder en el marco de la estructura social.
Por lo que " ... en la teoría de la actividad se considera que el individuo debe ocupar su tiempo en nuevos roles propios de su nuevo estado a fin de caer en la inadaptación ni en la alienación." (ibidem).   Con lo anterior  se está de acuerdo que el anciano debe ocupar nuevos roles, pero habría que reflexionar que tipo de rol se va a tomar al llegar a la vejez, porque si se profundizan en la observación del estilo de vida del anciano y los nuevos roles que ocupan, estos difieren de un anciano a otro, algunos viven con sus familias dentro de estos algunos tienen autoridad,  poder y otros son tratados sin ningún respeto, otros viven en asilos y algunos viven solos en una casa particular o rentada.  Habría que pensar en cuáles son los roles del anciano en nuestra sociedad  y cuál es el que debería ser.

Teoría de los roles:
En base a esta se puede decir que, " ... la teoría psicológica de los roles, en el entramado de la sociedad a lo largo de nuestra vida, desempeñamos un gran número de roles, que nos definen tanto socialmente hacia afuera como personalmente para nosotros mismos.  Nuestro autoconcepto, nuestra autoestima dependen del tipo de roles que desempeñamos y del grado con que correspondemos a la expectativas ajenas a ellos; es decir, del modo en que cumplimos con ellos." (BUENDIA, op. cit. 60).  En lo anterior se esta de acuerdo, pero si es la cultura misma quien impone los roles, entonces, son susceptibles de cambio y existe la esperanza de que la condición de muchos ancianos cambie en cuanto a su imagen y autoconcepto, porque si se lograra que desaparezcan los roles que los afectan, entonces se aseguraría una mejor vejez para todos.
Por último cabe agregar que "... el grado de adaptación de un individuo al proceso de envejecer depende de cómo vaya haciéndose cargo de los cambios correspondientes en los roles que las creencias sociales le van asignando según su edad, y de la forma y grado en que cumplen las expectativas de rol." (ibidem).  Aunque esto se refiere a algo más que simple adaptación de un rol, significa madurez como individuo, y esto depende ya de cada individuo en cuanto a sus experiencias, capacidades y personalidad, pero es necesario establecer un nuevo rol en la sociedad para que todos los ancianos vivan con dignidad y satisfacción.

Teoría de la estratificación por edades:
De acuerdo a esta teoría, " ... para el análisis de la población anciana se ha de utilizar un marco conceptual similar al que la sociología usa para analizar a la sociedad en general, y para ello debe tomarse como criterio de estratificación el de los roles que van asociados a las categorías de edad jóvenes, adultos, maduros, y viejos.  en efecto dice la teoría, los roles sociales se asignan a los individuos en función del grupo de edad al que pertenecen." (ibidem). 
Esta teoría es muy similar a la teoría de los roles, aunque abarca menos conceptos, sólo se limita a la explicación de función que ejerce el rol sobre una población, e indiscutiblemente para explicar el fenómeno de la vejez se requiere de entender el rol que ocupa el anciano en una sociedad, debido a que se puede ver con mayor claridad cómo la sociedad influye en el anciano y viceversa, por lo tanto las teorías pueden ir planteando a través de esto las problemáticas y las posibles soluciones que de esta relación surjan.

Teoría de la continuidad:
Esta teoría nos dice que " ... a medida que vamos envejeciendo, nos vamos haciendo cada vez más aquello que ya éramos, es decir, la persona de edad es, en definitiva, lo que fué haciéndose desde que nació." (ibidem, 62).
Lo planteado en esta resulta fundamental para la explicación en otro aspecto de la situación de la vejez, es decir, que la vejez es el producto de un modo de vivir, pensar y actuar desde que se nace hasta el inicio de la etapa de la vejez, por ende, "a medida que envejecemos, pues, los rasgos y características centrales de la personalidad se van acentuando más y más y van ganado peso los valores previamente mantenidos." (ibidem, 63). Es decir, que los rasgos se profundizan aún más, todo comienza a ponerse más rígido en la persona porque es más estable y menos voluble en cuanto a su personalidad, considerándose esto como algo beneficioso, pero a la vez limitante para aceptar cambios, sobre todo de creencias e ideas; por otro lado en cuanto a los valores, posiblemente se logran desarrollar en su máximo límite y por ende la persona tiende a volverse más estricta y más exigente con las personas que se encuentran a su alrededor, ya que muchas de nuestras acciones y expectativas se basan en los valores propios.

Teoría de la subcultura:
Esta teoría de entrada resulta interesante porque explica la causa del aislamiento desde otra perspectiva en la población de ancianos, así " ... esta teoría sostiene que las personas de edad avanzada tienen tendencia a interactuar más entre sí que con grupos de edad diferente ... desde que necesitamos tener una autoestima positiva, una comparación con personas muy superiores nos daría una imagen negativa de nosotros mismos.  Esa es la razón por la que buscamos establecer comparación con personas de nuestro entorno similares a nosotros mismos." (ibidem).
Es por ello que se considera que explica el fenómeno que se presenta en la vejez, el aislamiento, el desapego o como se deseé llamarlo, pero el hecho de que el anciano tenga que compararse con sus coetáneos para conservar una buena autoestima, sólo estaría confirmando que el anciano tiene una visión de vida en base al estilo de vida joven una percepción que no debería conservarse en la vejez, siendo que a esta edad se dan otro tipo de habilidades y capacidades.
Así mismo, la teoría de la subcultura, dice que "Los mayores formarían una subcultura aparte, una minoría social, lo que les ayuda a mantener su identidad y una autoestima positiva, pues ello les permite establecer comparaciones de sí mismos con otras personas que están en situación similar a la suya.." (ibidem).  Con lo que suena muy integral y sobre todo saludable, el desapego con la sociedad o aislamiento, pero cabe pensar y reflexionar si esto es natural o realmente es por el rechazo que sufre el anciano por parte de esta sociedad utilitaria de producción y consumo, porque después de todo ¿Por qué muchos ancianos mueren en el total abandono y soledad? o ¿Ahora resulta que eso era lo que ellos querían?.

Teoría del intercambio social:
Por otro lado " ... esta teoría pretende explicar la desigualdad estructural que existe entre el grupo de viejos y los demás grupos, con prejuicio para el primero.
Cuanto más alto sea su estatus, tanto más poder tendrás en tus relaciones con los demás y ello depende de la cantidad de recursos valiosos que estén a tu disposición.  Tan pronto desaparezca la esperanza de los demás de obtener beneficio neto en la interacción contigo, cesará tal interés y desaparecerá tu poder social." (ibidem 65).  considerando esta teoría como cierta, sólo confirma el hecho de que nos encontramos inmersos en una sociedad de consumo y por ende la valía del ser humano si se establece en base a lo que se produce, sin embargo, descarta todo lo noble en el ser humano, ubicándolo en una posición egoísta y fría; después de todo, esto no va para todos, siendo que si fuera así no existiera el altruismo.
También dice esta teoría que " ... la disminución de la actividad social le viene impuesta al anciano por la sociedad, a través de sus instituciones, que le van retirando progresivamente los recursos necesarios para ser atractivas dichas relaciones sociales de interacción con él.  Cuando el anciano no tiene nada que ofrecer, se le relega al ostracismo queda aislado, sin poder." (ibidem). 
Es verdad, las mismas instituciones promueven este retiro del anciano en la sociedad y de esa forma es como la sociedad lo va relegando y aislando, pero es conveniente aclarar que este aislamiento, puede no ser exclusivo de las instituciones puede ser por ambas partes, es decir, por parte del anciano y por parte de la sociedad.

Teoría crítica de la economía política :
Lo que plantea esta es que "En realidad los problemas que han de afrontar los viejos son resultado de las prácticas sociales, y con frecuencia son efecto de las tácticas de los grupos por mantener su estado de privilegio y control sobre los recursos y el poder, es decir, son resultado del enfrentamiento entre grupos de intereses, en lo que los ancianos llevan las de perder en mayor proporción que el resto de la población en general." (ibidem 66).
Aquí lo único que se deja ver, es que el ser humano no ha dejado de regirse por la "ley de la selva", es decir, sólo el más fuerte será el que sobreviva y si es verdad lo que se afirma aquí, entonces, ¿Dónde quedó la parte civilizada del hombre?, por otro lado, un punto importante dentro de esta teoría es que marca la situación de la vejez como problema de marginación así tenemos que "ciertos postulados de la economía de mercado además de colocar a los que envejecen en posición de clara desventaja, contribuyen a mantener el estereotipo que sirve de base para la marginación de la vejez como grupo devaluado." (ibidem ). 
Aunque si son los postulados de la economía la causa de la marginación en la vejez son removibles siendo que estos son producto del hombre y el hombre mismo debe tener el poder de modificarlos o de quitarlos, siendo que después de todo nos concierne a todos, ya que todos estamos expuestos a llegar a la vejez.

Teoría del contexto social:
De acuerdo a esta teoría " ... serían tres los factores a destacar por su nivel de incidencia: la salud, los condicionamientos económicos y los apoyos sociales."
" ... Los elementos provenientes del contexto social que son susceptibles de influir negativamente al originar una degradación de la actividad, son desfavorables para la vejez y el proceso del envejecimiento." (ZAES, op. cit. 26).
A pesar de que no nos explica con detalle la situación del anciano, nos proporciona los elementos necesarios a partir del cual se puede estudiar e investigar a la vejez, porque estos elementos en general si se tornan desfavorables hacia un grupo, lo que menos importancia tendría sería la edad que tengan, sufrirían las consecuencias de una degradación de actividad y por supuesto una serie de crisis a las que puede quedar expuesto el sujeto

Para concluir este apartado se puede agregar que, a pesar de que algunas teorías tienen mucha similitud entre sí, existen varios elementos rescatables todos, conceptos como "marginación", "aislamiento", "desapego", "vejez satisfactoria", "el rol del anciano", etc., que contribuyen a comprender con mayor claridad la problemática del anciano y la situación en la que se encuentra inmerso.